Visita a SARquavitae

El Cisne Negro Voluntarios  SARquavitae (1) El viernes estuvimos de visita en SARquavitae. Una visita muy especial, a unas personas muy especiales, personas que por una razón u otra tienen que pasar su vida en la residencia.
Llegamos con TUCA, NAIRA, VIEJI y GUAPO a las 15.30 tal y como habíamos quedado. Manuel (uno de los cuidadores) nos recibió y enseguida nos acompañó a la sala ya que nos estaban esperando.
Al llegar fue increíble el cambio en sus caras al ver a los peluditos y enseguida los llamaron para acariciarlos. GUAPO se llevó miles de caricias y achuchones. TUCA, NAIRA y VIEJI muchísimas atenciones, arrumacos y también muchisimas chuches. Incluso VIEJI, entre mimito y mimito, tuvo tiempo de echarse una pequeña siesta en unos brazos que le transmitieron muchísimo amor y tranquilidad.
Os confieso que yo ya había hecho alguna visita de este tipo, pero nunca con perros y he de reconocer que ellos consiguen llegar mucho más que las personas. Ayer lo comprobé.
Es curioso como personas que por causas de la edad o de alguna triste enfermedad ya no recuerdan muchas cosas de su vida, pero sí te explican perfectamente como era su compañero peludo de cuando era joven y es que los perros nos dejan una gran huella en el corazón. Una huella difícil de borrar.
Visitas como la de ayer les hacen salir de la monotonía diaria y seguro que les da para un tiempo de bonitos recuerdos.
Espero volver pronto y os animo a todos a hacerlo.

Sara Alcántara

El Cisne Negro Voluntarios  SARquavitae (3)El Cisne Negro Voluntarios  SARquavitae (2)

El Cisne Negro Voluntarios  SARquavitae (4)

 

¡Comenta!

Comentarios