Historias de Voluntarios XV

Siempre he sido amante de los animales, fuera donde fuera, estaba yo rodeada de ellos.

En casa de mis abuelos siempre había animales, recuerdo mi primera mascota, una oca. Me seguía donde yo fuera.

También solían tener gatos, como “Mimus”. Éramos inseparables yo le hacía las mil y una y él se dejaba. Se dejaba porque sabía que de aquella niña traviesa no podía salir maldad. Era un gato especial.

Siempre he tenido mucha conexión con los animales pero en especial con los perros. Toby y también Blanca, Dac…todos ellos tienen un pedacito de mi corazón. Pero la que tiene el pedacito más grande es mi princesa, Ibi, mi adorada mestiza. Ella ha sido la primera en formar parte de mi vida al completo, yo la he criado des de las 6 semanas de vida. Ella fue abandonada junto con sus 7 hermanos a las puertas de una tienda de animales y el universo hizo que Ibi se cruzara en mi vida. Desde entonces han sido 7 años de amor, compañía y convivencia conjunta.

Somos uno!

Desde aquel episodio de abandono que Ibi experimentó con tan solo 6 semanas, he querido ayudar como voluntaria, hacer algo para que esto no se repitiera… No sabía por dónde buscar, ni qué se tenía que hacer para ser voluntaria, ni sabía nada de las perreras, refugios, protectoras…. Supongo que uno no es consciente o no quiere saber la realidad….pero me puse a indagar por internet y me topé con las Jornadas de Voluntariado de El Cisne Negro. Sin pensármelo dos veces me animé a ir.

La primera vez que fui a una Jornada de Voluntariado me sentí un poco confundida, iba llena de amor para dar y regalar y fue un cúmulo de sensaciones que nunca había experimentado. Recibí la cálida bienvenida de todos los Cisnes.  Personas que no conocía, me abrieron los brazos sin pensarlo y enseguida me vino a la cabeza: “yo aquí encajo”.

Era una pieza de mi vida que estaba buscando hacía mucho tiempo y sentí que la había encontrado.

Al oír a los perros ladrar de nerviosismo, me puse más nerviosa yo.  Como tenía que actuar? se me tirarían encima? Serían grandes? Agresivos? Sumisos?

Fue entrar en una de las zonas de jaulas de la protectora y recibir tal amor y cariño por parte de los peludos, que no pude contener las lágrimas.  Lágrimas de alegría, lágrimas de amor, lágrimas de cariño, lágrimas de impotencia…..un cúmulo de sensaciones que me tocaron para siempre.

Unos animales que no me habían visto nunca, me estaban mostrando su gratitud en forma de lametones, saltos, ladridos…y es que sabían lo que iba a pasar.  Iban a pasar un día diferente!

Desde aquel momento supe que a la medida de lo posible, estaría con aquellos animales dándoles todo, todo lo que se merecían y más. Y desde entonces se que, por lo menos, cada vez que voy a la protectora daré todo de mí para poder alegrarles el día a esos peludos que lo único que ansían y merecen es una casa donde les quieran tanto como cada uno de los voluntarios que vamos allí.

Se les coge un cariño indescriptible, creas un vínculo con los peludos que no hay palabras para describirlo, te conocen, saben que aquel día que te ven, va a ser un día de felicidad absoluta, un momento de respiro, desahogo, de juegos,…. Que van a salir de esas frías jaulas y que van a recibir ración triple de amor.

Mi misión como voluntaria está empezando, se que este camino que he escogido me llena plenamente y sé que aún tengo mucho que darles y que ofrecer de mi.  Exactamente este mes de octubre hizo un año que empecé como voluntaria y estoy segura que es la mejor decisión que he tomado en mi vida.  He aprendido mucho de cada uno de los Cisnes y otras personas con las que me he rodeado: la experiencia de unos, los consejos de otros, el trabajo en equipo, el no dejar de luchar nunca y sobretodo he ganado a muchos AMIGOS. (En mayúsculas porque realmente ahora me los quiero un montón).

Amigos que, como yo, luchamos, aprendemos, lloramos, sufrimos y sé que haremos lo posible en cada situación.

“ Un guerrero sabe que sus mejores maestros son las personas con las que divide el campo de batalla”.

Manual del Guerrero de La Luz, Paulo Coelho

Arriba guerreros!

Marta  Cànovas

Y la próxima guerrera que va a escribirnos su historia es Ximena Vera !! Te ha tocado guapi!!

¡Comenta!

Comentarios