Monthly Archives: septiembre 2013

Por las colonias de los Gatos de la Calle

 

CAMPAÑA CERRADA OCTUBRE 2013

Queremos apoyar con esta campaña la gran labor que realizan los voluntarios de Gats del Carrer de Sant Vicenç dels Horts, en su trabajo diario en las colonias de gatos de la calle, a rescatar a los enfermos o heridos,  promover su adopción y la esterilización.

Primordialmente necesitan:

- Latas de comida (pienso húmedo para gatos adultos y bebés).

- Arena para gatos.

- Medicamentos: Clamoxyl LA, de 48h, Convenia.

Con los tiempos que vienen empiezan los resfriados y mocos: Desparasitantes que el principio activo lleve Drontal para gatos adultos y para peques Milbemax tales como  Vibracina y Flagyl jarbe, sueros R/L.

No te rindas…

“No te rindas, aún hay fuego en tu alma, aun hay vida en tus sueños, porque cada día es un comienzo…”

Queridos Cisnes:

 El otro día oí que una de nuestras cuidadoras decía “éste saldrá pronto” y sentí un escalofrío desde la punta del rabo hasta mi nariz, hasta mi trufa, como dicen los humanos. Mi hermano saldrá pronto y eso que acaba de llegar, ¡qué suerte! Mi hermano es pequeño y gracioso, yo soy muy grandote y empiezo a ser mayor. Soy poco agraciado, lo sé, supongo que por eso llevo más de cuatro años en la protectora. Cuatro años son cuatro inviernos y cuatro veranos, es mucho frío y mucho calor. Mis cuidadoras me enseñan y les hablan bien de mí a los adoptantes, los voluntarios me difunden, pero nunca me eligen. He visto llegar y marchar a montones de hermanos; cuando se va alguno, todo el mundo se alegra mucho, le dan un montón de besos de despedida y todos sonríen. Hoy mismo ha habido unas cuantas adopciones, ha sido un gran día. Yo al principio me alegraba mucho, pero ahora me duele. Ya sé que está feo que lo diga, pero es lo que siento. Me duele quedarme siempre yo. Me entristece que siempre se pasen mi jaula de largo, aunque ladre, aunque llore, aunque salte, aunque mueva la cola…consigo con suerte un “pobrecito” que me desgarra el alma.

 He aprendido a vivir aquí con mi dolor y he sido capaz de asumir que tal vez muera aquí. He aprendido a alegrarme mucho cuando vienen los cisnes porque sé que salgo a pasear seguro, que no tengo que caerle bien o gustarle al que pasa por delante de mis rejas. Ellos me sacan porque con los cisnes salimos todos, todos, también los veteranos desesperanzados como yo; con los cisnes me siento un rato un perrito feliz y querido por alguien que no es de ASS; y tiro, tiro muy fuerte cuando me sacan de la jaula y ellos me perdonan, incluso parecen entenderlo. Los cisnes no se rinden. Me perdonan y me buscan la mirada antes de darme una chuche deliciosa porque ellos saben perfectamente que fuera de la jaula las chuches saben mucho mejor y el agua está más fresca. Y cuando veo al cisne que me ha sacado dando saltos detrás de mío y diciéndome “tranquilo, tranquilo, espera”, me gustaría mucho girarme y ser capaz de hablar como él y decirle “no sabes lo que significa esto para mí ni la felicidad que me estás proporcionando ahora mismo, vuelve pronto, por favor!” pero los perros hablamos diferente, así que lo miro e intento tocar su alma, a menudo a flor de piel, y le muevo la cola…me hago entender porque los cisnes me devuelven una mirada repleta de amor, de comprensión, y me acarician mi cabezota antes de volver a encerrarme. Y a veces me sonríen…y su sonrisa me sabe aún mejor que una chuche!

Con el paso de los años, he aprendido que aunque no me adopten, tengo muchas razones por las que estar feliz; una de ellas es la visita mensual de los cisnitos. Ellos no fallan, aunque el frío queme o el sol los tueste. Ellos alimentan mis sueños, por muchas razones. No sé si algún día tendré la suerte que ha tenido nuestro hermano Tango, pero llegue o no llegue ese milagro, que sepáis cisnes que me habéis regalado muchos momentos de felicidad y me habéis acabado de convencer de que, a pesar de todo, soy un perro afortunado. He visto que hoy habéis traído un montonazo de donaciones, ¡nos vamos a poner las botas!

Y bueno, seguiré esperando mi adopción, mi acogida o el final de mi vida en esta jaula, pero mientras tanto os sigo esperando a vosotros porque sé que seguro que vendréis. Gracias a todos y cada uno de vosotros por la jornada de hoy, muy especialmente a los nuevos, que hoy eran unos cuantos. ¡Por favor, nuevos, repetid, prometemos portarnos muy bien!

Y por cierto, ¿la próxima jornada de germanor para cuándo? Perdonad, pero lo pregunto para empezar a alegrarme…

Esther Cayuela, 04.08.2013

Dedicado a Orko, Tarracos, Renfe, Sinco…a todos nuestros veteranos de ASS!