A veces nuestra milla verde parece interminable…

 Nos cuenta: Esther Cayuela

Hoy, 30 de diciembre del 2012, hemos realizado la última jornada de voluntariado en Animals Sense Sostre. Como decía Laura, ¿qué mejor manera de acabar el año?

Preparando la Jornada, organizando lugares de encuentro y material a llevar

“Ojalá te saquen pronto de aquí”, palabras que una de las voluntarias ha pronunciado con toda su fe, con toda su esperanza, y a las que un perro ha respondido con una mirada llena de ternura. ¿Le habrá entendido? Probablemente no, pero compartir esos momentos son los que nos renuevan nuestra fe en la humanidad; confiemos en que el año que viene muchos peludos consigan una familia que los quiera y los libere de la injusta condena de la jaula en la que viven.

Una vez más, hemos vuelto a conseguir nuestro objetivo: todas las jaulas limpias y un paseo para cada peludo. A la hora del bocata, hemos compartido turrón, polvorones y un delicioso panettone que nos ha traído nuestra presi. El día de hoy no se volverá a repetir, pero llegarán muchos más durante el 2013, nuevas “jornades de germanor” en las que volveremos a dar lo mejor de nosotros mismos. Seguiremos luchando, capitaneando nuestras almas y nuestros destinos por conseguir un mundo mejor; ya sé que “a veces nuestra milla verde parece interminable”, que nos queda un larguísimo camino, pero juntos podemos y nada ni nadie nos va a arrebatar nuestros sueños.

Durante la Jornada, paseando perros y dándoles mimos

Este año los cisnes hemos hecho un montón de cosas y debemos sentirnos todos orgullosos de nuestra labor. Hemos vivido momentos muy intensos, momentos que nos han hecho reír, llorar, cansarnos, emocionarnos o incluso cabrearnos. Hemos tenido de todo, pero ahí estamos, preguntándole a mamá-cisne qué es lo próximo, dónde es y a qué hora, para que ella lo repita unas trescientas veces, lo cuelgue en el FB siete veces más y aún así el día del evento la llamemos para que nos lo confirme porque no nos acordamos o no estamos seguros. Así somos, un grupo totalmente heterogéneo, con personas de lo más dispares, cada uno con su estilo, su vida, sus obligaciones, su casa, sus historias, su familia y sus cosas, pero con algo muy grande en común: ¡El Cisne Negro!. Seguramente uno por uno no somos fantásticos, pero os aseguro que juntos formamos un grupo extraordinario. Sólo nuestra valentía, nuestro empeño, nuestra perseverancia y nuestro entusiasmo permitirán que el año que viene nos superemos. Se acaba el año, pero no nuestras ganas.

Como decía Walt Disney, todos nuestros sueños pueden hacerse realidad si tenemos el coraje de perseguirlos.

Esther Cayuela, 30.12.2012

Fin de la Jornada, con los últimos rayitos de sol

¡Comenta!

Comentarios