¡A CADA VOLUNTARIO, UNA CUCHARA!

Recuerdo una enseñanza que leí hace poco:

“En un pueblo a las orillas de una alta montaña no llegaba la luz del sol debido a la sombra que proyectaba una gran montaña. Los niños crecían raquíticos y los plantíos nunca llegaban a florecer. Un día un anciano cogió una cuchara y se dirigió hacia la montaña.

-       ¿ A dónde vas con esa cuchara, abuelo? – le preguntaron en tono burlón –

-       A quitar la montaña

-       ¡Pero nunca vas a terminar, viejo chiflado!

-       Ya lo sé, pero alguien tiene que empezar.  Yo llevaré la primera cuchara y donde una no pueda, lo hará un centenar”

Esa fue la sensación que tuvimos el pasado domingo los voluntarios cuando llegamos a Vallirana: Que cada uno de nosotros iba con su cuchara a enfrentarse a una montaña enorme.

Pero por suerte los Cisnes vamos a una y la montaña no nos asustó, al contrario. Nos organizamos entre nosotros para rendir al máximo y conseguimos que a los perros de Vallirana les llegara un rayito de sol el domingo.

No voy a negar que acabamos muy cansados, pero la satisfacción superó con creces al cansancio y una vez más abandonamos la protectora de Animals Sense Sostre con una sonrisa. Gracias a todos y muy especialmente a los nuevos. Por favor, guardad vuestra cuchara para la próxima jornada, nos hace mucha falta.

Acabo con la esperanza de que la próxima vez seamos capaces de juntar más cucharas para el sol llegue a nuestros perros de Animals Sense Sostre.

Recordad que su alma es la misma que la nuestra, pero en un cuerpo diferente y que ellos desde el domingo pasado ya nos están esperando.

Esther Cayuela, 11.09.2012

 

¡Comenta!

Comentarios